top of page
Buscar
  • Foto del escritorGasolutions

Están listas las estaciones de gasolina en Colombia para las nuevas necesidades de carga eléctrica

La movilidad sostenible es una de las prioridades del Gobierno Nacional, que busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la calidad del aire en las ciudades. Para lograrlo, se han implementado diversas estrategias, como la promoción de los vehículos eléctricos, la electrificación de los sistemas de transporte público y el fomento de la infraestructura de carga.


Sin embargo, ¿están listas las estaciones de gasolina de Colombia para adaptarse a esta transformación y ofrecer servicios de carga eléctrica a los usuarios? Según el Ministerio de Transporte, el país cuenta con más de 5.000 vehículos eléctricos registrados en el RUNT y se espera llegar a 600.000 para el año 2.030.


Estas cifras implican un aumento en la demanda de energía eléctrica y, por tanto, en la necesidad de contar con puntos de carga accesibles y eficientes. Actualmente, existen alrededor de 300 electrolineras en Colombia, distribuidas en diferentes ciudades y carreteras. Sin embargo, este número es insuficiente para atender la demanda actual y futura.


Por esta razón, el Gobierno colombiano propone que las estaciones de gasolina instalen puntos de carga eléctrica, como una forma de diversificar sus servicios y aprovechar su ubicación estratégica. Así, se busca facilitar el acceso a la carga eléctrica y promover la movilidad sostenible en el país.


No obstante, para que esta propuesta sea viable, se requiere de una regulación clara y unos incentivos adecuados para los dueños de las estaciones de gasolina. Algunos posibles incentivos son: exenciones tributarias, subsidios, créditos blandos o certificados verdes. Además, se debe garantizar la calidad y seguridad del servicio, así como la interoperabilidad entre los diferentes operadores y proveedores.


La interoperabilidad se refiere a la capacidad de hacer compatibles y accesibles entre sí las redes de estaciones de carga instaladas y mantenidas por diferentes operadores. Para garantizarla, se requiere de acuerdos entre operadores de movilidad y plataformas de pago, así como de estándares comunes para los tipos de enchufes y los protocolos de comunicación.


Es clave tener en cuenta que la transformación hacia la movilidad sostenible en Colombia es un proceso que busca reducir el impacto ambiental y social del transporte, mediante el uso de medios alternativos, eficientes y limpios. Algunos de los beneficios de esta transformación son:

  • Mejorar la calidad del aire y la salud de la población, al disminuir las emisiones de gases contaminantes y de efecto invernadero que generan los vehículos convencionales.

  • Ahorrar recursos económicos y energéticos, al optimizar el uso del espacio público y fomentar el uso de fuentes renovables de energía.

  • Promover la inclusión social y la equidad, al facilitar el acceso a la movilidad para todos los sectores de la sociedad, especialmente los más vulnerables, y al generar oportunidades de empleo y desarrollo local.

  • Fortalecer la cultura ciudadana y la convivencia, al incentivar el respeto por las normas de tránsito, la seguridad vial, la participación ciudadana y la responsabilidad ambiental.


La transformación hacia la movilidad sostenible en Colombia requiere de un compromiso conjunto entre el gobierno, el sector privado, la academia, la sociedad civil y los ciudadanos, para diseñar e implementar políticas, planes, programas y proyectos que contribuyan a este objetivo.


En conclusión, las estaciones de gasolina de Colombia tienen un gran potencial para contribuir a la transformación hacia la movilidad sostenible, pero aún deben superar varios retos para adaptarse a las nuevas necesidades de carga eléctrica. Para ello, se requiere del apoyo del Gobierno, del sector privado y de la sociedad en general.

Comments


bottom of page