top of page
  • Foto del escritorGasolutions

La evolución de las estaciones de servicio en Colombia y sus limitantes.

Actualizado: hace 6 días

En Colombia, las estaciones de servicio han tenido una evolución histórica que ha estado marcada por los cambios políticos, económicos, sociales y ambientales del país. En este artículo, se presenta un breve recorrido por las principales etapas de esta evolución y se analizan algunos de los desafíos y limitantes que enfrentan las estaciones de servicio en la actualidad.


La primera etapa de la evolución de las estaciones de servicio en Colombia se remonta a principios del siglo XX, cuando se inició la explotación petrolera en el país. En esa época, las estaciones de servicio eran simples surtidores que se ubicaban en las calles o en los talleres mecánicos. El combustible se vendía a granel y se medía con galones o litros. Los clientes debían llevar sus propios recipientes o bidones para almacenar el combustible. El servicio era básico y no había mucha regulación ni control de calidad.


La segunda etapa se dio entre los años 1930 y 1960, cuando se consolidó la industria petrolera nacional y se crearon empresas como Ecopetrol y Texaco. En esta etapa, las estaciones de servicio se convirtieron en establecimientos comerciales que ofrecían una mayor variedad de productos y servicios. Se introdujeron los tanques subterráneos para almacenar el combustible, los surtidores electrónicos para medir el volumen y el precio, y los dispensadores de aire y agua. También se incorporaron servicios complementarios como lubricación, cambio de aceite, lavado, engrase y mecánica rápida. Las estaciones de servicio se ubicaron en lugares estratégicos como carreteras, avenidas y zonas urbanas. El servicio se profesionalizó y se mejoró la calidad y la seguridad.


La tercera etapa se inició en los años 1970 y se extendió hasta finales del siglo XX, cuando se produjo una mayor apertura económica y una mayor competencia en el mercado de los combustibles. En esta etapa, las estaciones de servicio se diversificaron y se especializaron según el tipo de cliente y el tipo de combustible. Se crearon estaciones de servicio para vehículos particulares, para vehículos comerciales, para vehículos a gas natural, para vehículos eléctricos, entre otros. También se ampliaron los servicios complementarios como tiendas de conveniencia, restaurantes, cafeterías, baños públicos, cajeros automáticos, entre otros. Las estaciones de servicio se modernizaron y se adaptaron a las nuevas tecnologías como sistemas informáticos, tarjetas inteligentes, lectores ópticos, entre otros. El servicio se personalizó y se orientó al cliente.


La cuarta etapa es la actual, que se caracteriza por un contexto de transición energética y de transformación digital. En esta etapa, las estaciones de servicio enfrentan nuevos desafíos y oportunidades relacionados con la sostenibilidad ambiental, la movilidad alternativa, la innovación tecnológica y la experiencia del usuario.


Algunos de estos desafíos son:

- Reducir el impacto ambiental de las estaciones de servicio mediante el uso eficiente de los recursos naturales, la prevención y el manejo de los residuos peligrosos, la mitigación y la adaptación al cambio climático, entre otros.

- Ofrecer combustibles más limpios y renovables que contribuyan a disminuir las emisiones contaminantes y a mejorar la calidad del aire.

- Incorporar nuevas fuentes de energía como la solar, la eólica o el hidrógeno que permitan generar electricidad para abastecer a las estaciones de servicio o para venderla a la red.

- Promover la movilidad eléctrica mediante la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos o híbridos que faciliten su uso y su difusión.

- Integrar soluciones digitales que mejoren la gestión operativa, financiera y comercial de las estaciones de servicio mediante el uso de plataformas virtuales, aplicaciones móviles, big data, inteligencia artificial, internet de las cosas, entre otros.

- Crear experiencias memorables para los usuarios mediante el diseño de espacios confortables, seguros e inclusivos que ofrezcan servicios de valor agregado como entretenimiento, educación, salud, bienestar, entre otros.


Estos son algunos de los aspectos que marcan la evolución de las estaciones de servicio en Colombia y sus limitantes. Se trata de un sector dinámico y estratégico que debe adaptarse a las nuevas realidades y demandas del mercado y de la sociedad. Las estaciones de servicio tienen el reto de convertirse en centros de servicios integrales que satisfagan las necesidades de movilidad, energía y calidad de vida de los usuarios.

Comments


bottom of page